Nosotros

Gosia Moskala y Koldo Burgoa ComuniónGosia y Koldo son una pareja de viajeros empedernidos que en sus ratos libres se dedican a la enseñanza y que, tras conocerse en el 2011, decidieron seguir viviendo y viajando,en adelante juntos…

 

En enero del 2011 llegó Gosia a Bilbao, con un castellano mediocre y mucho entusiasmo y buen rollo a su alrededor. Así fue como nos conocimos, mediante un encuentro semanal de couchsurfing, una web para viajeros, hablando, riendo y compartiendo experiencias de viaje. Ella venía para dos meses, a mejorar su castellano mientras daba clases de inglés como voluntaria en una academia.

Quien diría por aquel entonces que aquello perduraría y que las aventuras de viaje que aquel día nos contábamos, las contaríamos conjuntamente de allí en adelante.

Ella tuvo que volverse tras esos meses a Polonia; y no sería hasta septiembre que volveríamos a encontrarnos en Bilbao. Aquel verano, en el que a causa de una oposición a maestro no pude viajar cuanto me hubiese gustado. Mi primer verano sin viaje que, a posteriori, resultaría un cambio a mi vida. Ya no viajaría solo, no sólo viajaría en moto y no solo en moto tendrían sentido mis viajes.

En las vacaciones de primavera del 2012, fuimos a Rumanía y Bulgaria. Ahí alquilamos una moto y la idea era recorrer ambos países en 15 días  El 3º día partimos el amortiguador trasero de la moto y nos quedamos en mitad de la carretera, salvando la caída y la vida milagrosamente. Desde ahí continuamos en autostop: entendimos que lo principal, no es el modo, sino el viaje y, un viaje no se termina ante la primera adversidad, te tomas tu tiempo para analizar la situación y ver cuanto ha cambiado y como vas a seguir el viaje; es decir, el viaje no se acaba, tan solo se transforma.

Gosia HitchHikingDescubriendo en aquel momento el autostop, se nos abría un nuevo horizonte de gente positiva, dadivosa y amable que nos recogía y explicaba cosas sobre su país gente que nos abría su casa para dormir, había quienes nos invitaban a un café, una cerveza o una comida….

Estamos convencidas de que en todo el mundo hay gente y culturas interesantes esperando a ser conocidas y compartidas; lejos de los prejuicios que a nuestro alrededor hay sobre ellos. Creemos que el buen rollo y la energía positiva que llevamos a donde vamos,son suficientes para encontrarnos el reflejo en el espejo de la vida.

Así pues, nos fuimos ese verano a hacer autoestop en Los Balcanes, desde Grecia hasta Polonia en autoestop. Esos 6000 kilómetros en autoestop nos hicieron ver las grandes posibilidades de esta forma de viaje por bastas extensiones de nuestro planeta.

Estando en Croacia nos propusieron hacer la ruta transsiberiana en autostop y, nos fuimos allí el verano siguiente, encontrando un hermoso y gigantesco país que nos trató genial.

Por circunstancias del viaje, uno de los visados se nos caducaba al de un mes, tuvimos que salir antes de tiempo de Rusia, llegando a la frontera con Ucrania. Al final, lo que iba a ser solo la ruta transsiberiana, acabó siendo cruzar Eurasia en autoestop. Una gran experiencia.

El 2014, cansadas de Europa y culturas tan similares, decidimos dar el salto a África,y hacer unos 3500 kilómetros entre Senegal, Gambia, Mali y Costa de Marfil. Lo hemos llamado Down Africa.